Saltar al contenido principal

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Biblioteca Pública de Zamora

  • Acceso usuarios
  • Bibliotecas CyL
  • Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Biblioteca Pública de Zamora

Redes Sociales

Contenido principal

Día del Bibliobús (28 de enero)

Programación de actividades para niños y adultos

Con motivo de la celebración del Día del bibliobús el 28 de enero, la Biblioteca Pública y el Centro Provincial Coordinador de Bibliotecas de Zamora organizan diversas actividades para sus protagonistas, ciudadanos lectores, niños y adultos, de más de 240 pueblos y colegios públicos rurales de la provincia de Zamora.

El servicio de bibliobuses de Zamora comenzó en la provincia de Zamora hace 35 años. Entre 1980-1985 se pusieron en funcionamiento cuatro vehículos, tres de préstamo e información y un cuarto, el bibliobús escolar, que desarrolla, además, actividades de fomento de la lectura con alumnos de infantil, Primaria y Secundaria en 26 centros escolares con el apoyo de la Dirección Provincial de Educación. Este bibliobús ha recibido varios premios por sus actividades de animación a la lectura en apoyo y colaboración con los profesores.

Imagen del bibliobús escolar

La Diputación Provincial de Zamora y la Junta de Castilla y León impulsan de forma decidida a los bibliobuses por la labor social y cultural que desarrollan estos servicios bibliotecarios móviles en el mundo rural. Desde un principio, contaron con la colaboración para la adquisición de los vehículos de la Caja de Ahorros Provincial de Zamora (luego Caja España) y, en 2007, con Caixa Catalunya.

La presencia de los bibliobuses en el mundo rural supone una aportación digna de ser destacada y recordada por su aportación a la cultura y a la calidad de vida de los zamoranos.

Convocatoria de actividades Día del Bibliobús (28 de enero 2015)

  • El bibliobús de mi Escuela – Concurso de dibujos
    Participan: Todos los niños de Educación infantil, 1º y 2º de Primaria de los colegios que visitan los Bibliobuses de la Provincia
    Plazo: hasta 23 abril
    Premios: Libros y posibilidad de publicación de los dibujos premiados
     
  • Cuentos pulga – Concurso de microrrelatos sobre el libro y la lectura
    Participan: Todos los niños de 3º, 4º 5º y 6º de Primaria de los colegios que visitan los Bibliobuses de la Provincia
    Plazo: hasta el 23 abril
    Premios: Libros y posibilidad de publicación de los cuentos premiados
     
  • Fotografías sorprendentes de libros - Concurso de fotografías originales de libros, en algún lugar sorprendente o inesperado
    Participan: todos los alumnos de 1º y 2º de la ESO de los colegios que visitan los Bibliobuses de la Provincia
    Plazo: hasta el 23 abril
    Premios: Libros y posibilidad de publicación de las fotografías premiadas
     
  • Testimonios - Concurso de microrrelatos para adultos, de 18 a 100 años
    A través de los niños del colegio recibimos impresiones y recuerdos escritos en un folio por sus padres cuando fueron al colegio y venía el bibliobús. Testimonios escritos de personas que subían al bibliobús en la parada de la plaza de su pueblo para buscar un libro. También los recuerdos de los maestros, los que fueron alumnos en su día, de las visitas del bibliobús a su colegio.

    Premios: Libros y posibilidad de publicación de los textos seleccionados

Día del Bibliobús (28 de enero 2015)

Y llegó el libro…Antes, en el principio de los tiempos, llegó el hombre y su ganado para hacer pueblo y amistad, pero no fue suficiente. Después llegó la piedra para hacer templo y torre y así comunicarse con los dioses y escrutar las estrellas, pero no fue suficiente. Y llegó el libro. Primero en la tabla de barro y en el papiro, después en las entregas furtivas de los amanuenses, luego carros de ellos saliendo de la imprenta, maletas que alguien deja a la puerta de escuelas infantiles, y ahora en sólidos bibliobuses alcanzando las plazas de casi todos los pueblos.

Logotipo del bibliobús escolar

Pero, en su inquieto andar de allá para acá, el libro busca aquietar al lector. Aquietar al niño que escucha el viejo cuento donde todo es posible. Aquietar al que busca la sombra y el descanso. Aquietar la respiración del que tiene en las manos un libro prohibido. Aquietar al que sabe que aún no sabe todo y anota presuroso las claves de un secreto. Aquietar al que regresa de la fábrica cuando busca la fuerza para seguir sintiendo. Y también añadir una frágil quietud a quien viaja en el Metro apurando palabras en un túnel sin luz.

Y así crecemos. En su cobijo. En esa lentitud de las palabras, de las palabras nuestras. De la lengua materna que ha guardado en los libros la memoria de los que fueron antes. De la lengua que nos hace y nos anima a seguir escribiendo otro día, otra casa, otro sueño. Nuestro lento pensar encuentra en las palabras la forma de decirles a los otros la confusa emoción que no entendemos. Y despacio leemos cómo viven los otros y cómo se desvive, en las hojas del libro, lo que pudimos ser de haber nacido antes o después o en otras cordilleras.

Y por eso van y vienen los libros de mano en mano, de pueblo a pueblo, para alimentarnos de usos compartidos. A medias, entre todos, las palabras. De aquí para allá sobre la misma guarda siempre el mismo mensaje leído de mil y una formas diferentes. Siempre el mismo alimento el que se presta entre tanta devolución. ¿Quién no puede desear que los libros viajen hasta aquellos que lejos esperan impacientes la quietud de sus páginas? Digno oficio tiene el que se empeña en no dejar quietos los libros. Ilusionante trajín, ligera carga, del que vivió el revuelo cuando se abrió la puerta….y llegó el libro.

Fernando Martos Parra